#AgroexportaciónSinExplotación

La "Estrategia Gamarra"

Publicado: 2012-03-03

Un interesante articulo de Juan Infante, uno de los principales promotores y gestores del Emporio Comercial de Gamarra, resalta nuevamente la importancia de plantear estrategias para optimizar el desarrollo del emporio comercial, así como la necesidad de proteger y promover a Gamarra en el marco de acciones coordinadas que faciliten procesos de crecimiento del emporio a nivel local y regional.

"Gamarra" - artículo publicado en Diaro 16 (03/03/12)

Esta semana sonó Gamarra en la prensa nacional porque alguien se inventó un 50º aniversario no sé de dónde. Hace 50 años, o sea, en 1962, la calle Gamarra no mostraba indicios de ser lo que es ahora. En realidad, la primera galería fue construida allá entre los años 72 y 74. En fin, fechas y oportunistas al margen, sería bueno reflexionar un poco sobre el más grande centro comercial, laboral y fabril del Perú.

Gamarra, hoy por hoy, tiene más de 130 galerías comerciales, varias de ellas con más de 1,000 establecimientos cada una. En ellos funcionan por lo menos 25 mil comercios y talleres. Su población laboral es de mínimo 75 mil personas, de las cuales el 80 % son mujeres y estimo que el 70 % son vendedores de mostrador. No existe en ninguna parte del Perú ni de América Latina un territorio tan pequeño que concentre tan grande cantidad de empresas, empresarios y trabajadores vinculados a un solo rubro.

Y, sin embargo, Gamarra sigue sin merecer la atención debida. A su municipio siempre le ha quedado grande y, a pesar de que la administración actual les ha subido los impuestos de manera considerable, no se nota mejoría alguna ni en la zona ni en los alrededores. ¿Por qué? No lo sé. Hace décadas que viene pasando lo mismo, y sospecho que no es un problema de la administración actual, aunque claro, actualmente sí lo es.

Gamarra debe ser concebido como un gran centro comercial y tener una administración mucho más potente de sus espacios comunes. Debe haber normas comunes como cualquier centro comercial cerrado y un liderazgo administrativo que garantice una serie de servicios y conciba y gestione el desarrollo comercial para que el dinamismo –y a veces conchudez– de unos no termine complotando contra el desarrollo de todos.

Ninguna de las administraciones del gobierno central ha logrado romper sus esquemas mentales para darse cuenta del potencial que significa Gamarra y apoyarla como se merece. Somos de los pocos países en Latinoamérica que tiene una sólida industria de confecciones para su mercado interno. Gamarra ha resistido todos los embates y ya debe resultar claro que no habrá fuerza asiática que la destruya.

Con un trabajo intenso de preparación de los empresarios y de sus trabajadores, Gamarra podría fácilmente triplicar sus ventas en un quinquenio vía su expansión latinoamericana, y sin cambiar demasiado la actual producción y tipo de clientela.

Eso debería interesar también a la industria textil sobreviviente y a todos aquellos que comercializan insumos importados en Gamarra. El éxito de la expansión latinoamericana de Gamarra será su éxito. Deben, pues, poner el desarrollo de Gamarra como su primer punto de agenda. Incluso para la golpeada gran industria de confecciones de exportación, “la estrategia Gamarra” podría devolverle dinamismo y crecimiento.

Gamarra es una oportunidad que de una vez por todas tenemos que aprovechar, como país, como empresarios y también como trabajadores. Las mujeres y hombres que allí trabajan necesitan hacerlo en mejores condiciones.

Por Juan Infante


Escrito por


Publicado en

PROYECTO GAMARRA

Un proyecto de Diseño+Moda [activista+ informativo+ proyectivo]